TEAMWORK: Nutrición y rehabilitación en lesiones deportivas

En Amaya Espacio de Salud estamos en constante movimiento y siempre en busca de la innovación por eso nos enorgullece presentar nuestra nueva cápsulas de contenido interdisciplinario, diseñada para brindar a nuestros pacientes y seguidores una experiencia única en la búsqueda de una vida más saludable y equilibrada. La primera entrega de esta serie conecta a: «Nutrición-Rehabilitación» y a las profesionales Julieta Amaya Lic en Kinesiología y a la nutricionista Magdalena Amaya.

En un mundo donde la salud es una prioridad para todos, reconocemos la importancia de abordarla de manera holística, y es por eso que hemos reunido a un equipo de expertos altamente calificados en los campos de la nutrición y la rehabilitación. Esta cápsula de contenido interdisciplinario está diseñada para ofrecer una comprensión profunda y equilibrada de cómo la nutrición y la rehabilitación pueden trabajar en conjunto para optimizar su bienestar general.

Además, destacaremos las sinergias entre los profesionales de la nutrición y la rehabilitación, demostrando cómo su colaboración puede ser la clave para lograr resultados excepcionales en el tratamiento de afecciones médicas, la prevención de enfermedades y el bienestar general.

En cada entrega de esta cápsula de contenido, presentaremos información valiosa, consejos prácticos y estudios de casos que ilustrarán la importancia de esta asociación interdisciplinaria. Nuestro objetivo es capacitarlo con el conocimiento necesario para tomar decisiones informadas sobre su salud y brindarle las herramientas que necesita para vivir una vida más saludable y plena.

¡Empecemos!

Fisiología de la lesión

Primera fase: Desde que ocurre la lesión hasta su recuperación Incluye a su vez 3 sub-fases: inflamación, proliferación y remodelación:

1.Durante la Inflamación, diferentes mensajeros químicos y células (incluidas células inmunes) se desplazan al lugar de la lesión para destruir el tejido dañado y prevenir infecciones. A continuación, se produce inflamación, debido a la acumulación de grandes cantidades de fluido, lo que es una parte importante del proceso de cicatrización.

 2.Una vez la inflamación se ha atenuado, el cuerpo entra en la fase Proliferativa: consiste en la formación de un callo, para reconectar los tejidos dañados.

 3. A continuación, comienza la fase de Remodelación de los tejidos, con células más específicas de los tejidos dañados, en lugar de tejido cicatrizal: células oseas en el hueso, tejido ligamentoso en ligamentos, células musculares en musculo, etc La duración de cada una de las 3 subfases puede variar en función de la severidad de la lesión y del tejido específico lesionado.

Segunda fase: Rehabilitación y retorno a la actividad.

 Una vez finalizada la fase de Remodelación, comienza la fase de Rehabilitación y vuelta a la actividad.

 Recuperar el rango de movimiento perdido puede llevar hasta 1 año e incluso puede que no se recupere al 100% debido al tejido cicatrizal que sustituyó al tejido normal.

 Durante las 1-2 primeras semanas de inmovilización:

 • Es cuando se produce la mayor pérdida de masa muscular, sobre todo en los primeros 3-5 días

• Un músculo sano en estado inactivo se atrofia un 0.5% diario, aunque esta tasa se verá afectada por el sexo, el nivel de entrenamiento, el grupo muscular en cuestión y la edad

• Dirks et al. revelaron una pérdida de masa muscular en jóvenes tras una semana encamados de ~ 1,4 kg de tejido magro

 • La pérdida de fuerza es 3 veces más pronunciada que la pérdida de masa muscular y la disminución local de la sensibilidad a la insulina ocurren rápidamente (-29% de sensibilidad a la insulina).

 Nutrición en lesiones

 Balance energético

 Los procesos de reparación aumentan el GER en un %, en función de la naturaleza y extensión de la lesión:

 • Lesiones menores: + 20% sobre el GER

• Fracturas óseas o cirugías mayores: + 50% sobre el GER

• Quemaduras severas: + 100% sobre el GER El proceso de curación ha demostrado que produce aumentos sustanciales en el gasto de energía (Frankenfield, 2006), mientras que el costo energético de usar muletas es mucho mayor que el de caminar (Waters et al., 1987), pero sin pasarse para no acumular grasa

Proteínas

 La resistencia anabólica que se da en una lesión y/o inmovilización puede ser atenuada (aunque no prevenida) mediante el aumento de la ingesta de aminoácidos en la dieta (Glover et al. 2008). La ingesta de proteínas no evitará lesiones musculares ni reducirá el dolor muscular posterior al ejercicio, pero puede ser beneficioso durante y después de una lesión, tanto para atenuar la atrofia muscular como para promover la reparación. En lesiones leves-moderadas aumentar proteína entre 1,8-2,5gr por kg de peso corporal. En lesiones graves (quemaduras de alto grado y extendidas, politraumatismos, etc aumentar a 3gr/kg incluso algo más)

 Carbohidratos

Depende del sujeto y tipo de lesión, pero hay que reducirlos debido a inmovilización y resistencia a la insulina. Normalmente lo ideal es <2,5 gr/kg de carbohidratos. Evitar azúcares refinados.

 Grasas

Se recomienda entre 1,2-1m5 gramos/kg. Lo ideal es que provengan de alimentos ricos en grasas saludables y evitar exceso de grasas saturadas o trans.

 Suplementación

 Valorar si incluir omega 3, vitamina D + magnesio, whey protein, creatina, antioxidantes y glutamina. Son interesantes algunos compuestos bioactivos como cúrcuma, polifenoles, sulforafano, jengibre, bromelina, etc .

Respecto al colágeno:

 • Los aminoácidos glicina, prolina e hidroxiprolina representan más del 50 por ciento de los aminoácidos que componen el colágeno.

• El colágeno hidrolizado se propone como suplemento para la mejora de lesiones articulares

 • El colágeno hidrolizado puede ser absorbido más rápido y más eficientemente que el colágeno no desnaturalizado.

• Un estudio en atletas con problemas funcionales de rodilla debido al deporte (Zdzieblik et al 2017) encontró que el colágeno hidrolizado (5 mg/día) mejoró significativamente el dolor articular relacionado con la actividad

• Un estudio (Clark et al 2008) en 150 atletas que eran físicamente activos encontró que el colágeno hidrolizado (10 mg) puede reducir el dolor articular relacionado con la actividad.


Si tenés dudas o buscás ayuda profesional, contactate con Amaya Espacio de Salud a través de nuestro WhatsApp: +54 9 2617 03-8615.

Compartí esto en tus redes

+ Novedades relacionadas

Desmitificando el CrossFit: Raquel Lafi, Kinesióloga de Amaya Espacio de Salud, te cuenta todo lo que necesitas saber

En un mundo donde el fitness y la actividad física se han convertido en una prioridad para muchas personas, el…

Leer más

50% OFF en clases de Funcional Gym Fit

Comenzamos con las clases presenciales en la terraza de Amaya Espacio de Salud, en noviembre nos sumamos al Black Friday…

Leer más

Coworking de Salud

Creemos en la cooperación y en que los y las profesionales de la Salud pueden potenciarse en Amaya Espacio de…

Leer más